image

La película se desarrolla en una pequeña ciudad alemana al final de la Primera Guerra Mundial. La familia Hoffmeister ha perdido en el frente en Francia a su único hijo Frantz. Su prometida Anna (Paula Beer), huérfana y que vive con los padres de su novio visita todos los días la tumba, Un día descubre que un misterioso hombre francés llamado Adrien (Pierre Niney) visita también la tumba y deja flores en el lugar. Al parecer el enigmático joven conocía a Frantz. Poco a poco se va liando de amistad con los padres y la novia dando lugar a una complicada trama a mi parecer un poco sacada por los pelos. La presencia del joven va a suscitar diferentes reacciones en una comunidad marcada por la reciente derrota alemana.

Se trata de un remake del drama antbélico "Remordimiento" (Broken Lulaby) de Ernest Lubitsch de 1932 y es una coproducción germano-francesa.

Excelente ambientación y juego de actores en particular de la alemana Beer, la cual, ya actuó en "El valle oscuro". Pelicula filmada en blanco y negro siguiendo el ejemplo de "La cinta blanca" de Michael Haneke y la excelente saga familiar alemana "Heimat: una crónica alemana" del director Edgar Reitz.

Parece que el director francés quiere rendir un claro homenaje a Stefan Zweig y al tema del horror y de la absurdidad de la guerra para ambos bandos y las consecuencias de la misma.

Personalmente, me parece que habiendo podido hacer una buena y original película al final resulta un pastiche poco convincente. Es mejor la primera parte de la película que se desarrolla en Alemania que la segunda y última que tiene lugar Francia, y es más floja en todos los sentidos. 

Encuentro a Niney que habitualmente es un buen actor poco creíble en ese papel, pero es mi simple opinión.