image

La película es una adaptación de la novela de Jean-Paul Dubois.

Después de un accidente en el ascensor de un hotel en el que pierde a su hija y es el único superviviente, Paul Sneijder (Thierry Lhermitte), reflexiona y se da cuenta que su trabajo no le interesa, su mujer le aburre y además le engaña, y sus hijos le menosprecian.

Como su médica le recomienda andar, decide dar un cambio a su vida y cambiar de profesión, y se dedica a pasear perros. En su nuevo trabajo encuentra personajes insólitos y fuera de lo corriente. Y se convierte en un hombre libre paseando canes en el frío invierno de Montreal.

Thierry Lhermitte está estupendo en este papel de duelo y culpabilidad por la muerte de su hija y en este renacer de un hombre nuevo sin ataduras materiales, en busca del camino de la verdad y de la felicidad. El actor es conocido por los cambios de vida radicales en su propia existencia. En un momento dado dejó todo para vivir durante un año y medio en un barco, con lo cual, se "palpa" que comprende perfectamente la situación del personaje que recrea en la pantalla.

Mención especial para el papel del abogado Wagner-Leblond que representa a la compañía de ascensores el actor canadiense, Pierre Curzi, conocido por sus interpretaciones en "El declive del imperio americano" y "Las invasiones bárbaras" ambas dirigidas por Denys Arcand. Y el también actor canadiense Guillaume Cyr que hace el papel del dueño bonachón y apasionado por los números binales de la empresa de paseadores de perros que contrata a Paul.

Excelente película que no deja indiferente.